Cómo financiar la compra de tu coche

Cómo financiar la compra de tu coche

Poca gente tiene la posibilidad de comprar un coche y pagarlo al contado, es por eso que la mayoría de las personas financian sus vehículos, siendo este uno de los métodos preferidos y más destacados como lo es la compra-venta de vehículos. Sin embargo, existen diferentes opciones para hacerlo, tu deber es analizarlas y ver cuál te resulta mejor en comparación de tus necesidades, ya que saber cómo pagar esta compra se convierte en una tarea más difícil que la misma elección del vehículo.

Antes de explicar cómo financiar la compra de tu coche, quisiéramos explicar que se necesita para comprar un coche, siendo este un punto con igual importancia.

De la misma forma que ocurre cuando se va a realizar una compra de bienes, la financiación es de los métodos más usados en la industria. Este sistema se enfoca en el pago en plazos del vehículo, de esta manera se adapta a tus finanzas y opciones a la hora de querer comprar un vehículo.

En el momento de la compra del coche, lo primero que tendrán en cuenta los que te harán el préstamo, ya sea la financiera o el propio banco, es que puedas devolver el dinero. Poder asumir la deuda es lo primordial, por lo tanto, analizaras tus ingresos y gastos mensuales, esto en el caso de que tengas prestamos u otros bienes. Después de haber verificado eso, y concretar que tengas la posibilidad de hacerlo, los siguientes requisitos serian que seas mayor de edad, que tu nivel de ingresos sea viable para pedir un préstamo y no estés moroso en otro pago. Si sucede esto, estarás en una lista que te impedirá por completo conseguir nuevos créditos.

Antes de financiar tu coche, hay algunos consejos que deberías tener en cuenta para poder devolver el dinero, y sin sorpresas.

1- Las posibilidades reales a la hora de la devolución del préstamo: Recuerda que la financiación es un préstamo hacia ti, así que debes de tener en cuenta que realmente tienes la posibilidad de pagarlo. Escoge un vehículo que se ajuste necesariamente a ti, y que sobretodo te permita devolver el dinero de una manera cómoda. No se puede olvidar que toda deuda pasada suele ser un punto negativo para próximos préstamos. Y de igual manera que la devolución del dinero, al adquirir el vehículo debes de pagar el impuesto de circulación, seguro del vehículo y la matriculación.

2- Intereses: Además de la cantidad total a pagar de tu coche, a la hora de que lo financies tienes el compromiso de devolver algo más. Es por eso que debes de estar seguro en qué tipo de interés ofrecen, pudiendo ser fijo, flexible o variable.

3- Una buena entrada: Abonar una buena inicial será mucho más beneficioso para ti, ya que por un lado el préstamo que pedirás será menor, igual que tu deuda a largo plazo, esto a la vez reduce los intereses. Por eso te aconsejamos nunca financiar el 100% de tu coche.

Ahora que sabes lo necesario para comprar un coche, podemos pasar al siguiente paso, que sería la financiación del mismo.

Tanto las agencias financieras y también los concesionarios de autos suelen tener ciertas cifras a considerar y se adapten a tu situación financiera. Tal vez te pregunten cuanto deseas pagar por mes, y tiene sentido esa pregunta, ya que la mayoría de las personas viven bajo un presupuesto mensual, y pagar un bajo precio nos permite usar ese dinero para otras cosas. Es muy probable que te muestren tasas de interés muy bajo y hasta bonos de devolución de dinero y un sinfín de propuestas para lograr que accedas a la financiación de la compra del vehículo.

El trabajo de todas las agencias de ventas y financiación es la posibilidad de siempre generar ingresos a dicha empresa u agencias. Si no es en la tasa de interés, entonces se beneficiarán con el precio del vehículo, y al decir esto no los estamos atacando o juzgando, simplemente así funcionan los negocios, tu deber es calcular y ver qué manera resulta mejor para ti.

A continuación, te dejaremos algunas de las maneras más frecuentes para financiar un vehículo:

1- Obtener un préstamo de nivel personal en una entidad financiera: Como bien se explicó antes, esta opción es la más común. Los intereses y costos totales varían dependiendo de la entidad con la que hagas el contrato, recuerda que el prestatario asegurara la devolución del dinero con alguno de tus bienes, es decir, al hacer esto estas colocando en riesgo tus posesiones.

2- Préstamo familiar o de alguna amistad: Esta es una opción más fiable, obtener un prestamos de algún familiar o amigo, en vez de una entidad financiera. Siendo este un caso delicado, es importante discutir con detalles la cantidad del préstamo y dejar todo escrito para evitar problemas a futuro. Esta resulta ser una buena opción si es alguien de confianza, ya que tendrás más tiempo para devolver el dinero, y los intereses puede que sean más bajos, o incluso que ni existan. Lo único negativo de esta opción es que puedes poner en riesgo la relación.

3- Compra a plazos: Se basa en comprar por cuotas. Firmas un contrato con el vendedor donde aceptas comprar un vehículo en un tiempo determinado. Tienes la opción de usar el vehículo mientras vas abonando en cuotas mensuales sumamente fijas hasta que pagues la totalidad del precio. Serás registrado como el conductor y persona responsable del vehículo, mas no serás el propietario aun sino hasta después de terminar los pagos. En comparación con la financiación flexible, terminaras pagando más a largo plazo ya que la tasa de interés será más alta, y no podrás cambiar el modelo de tu vehículo una vez ya sea de tu propiedad.

4- Financiaciones flexibles: Las agencias de automóviles ofrecen un plan de pago flexible. Es parecida a la compra a plazos, pero con algunas diferencias. De manera contraria a la opción anterior, una vez termines los pagos, decides quedarte con el coche, devolverlo sin compromiso o cambiarlo por algún otro modelo que sea de la misma marca, y pagar la diferencia. Ocasionalmente, podrías negociar un descuento por el otro modelo. Esta opción la mayoría de las veces se ofrece algunos modelos elegidos por la marca, y no todos los coches disponibles en la agencia.

5- Ahorros: No es necesario involucrarte en alguna deuda o acuerdo financiero si tienes algo de dinero ahorrado, en caso de que recibas una herencia, tengas un vehículo viejo y lo vendas, u otras cosas que no uses y ganes dinero con ellas. También está la posibilidad muy inusual de que ganes la lotería, siendo estas opciones para pagar tu nuevo vehículo. No dependerás de nadie más, ni tendrás que pagar intereses.